Responsabilidad penal del perito

El incumplimiento de los deberes inherentes a su cargo puede generar responsabilidad penal, civil y disciplinaria del perito. La exigencia de cada una de estas responsabilidades se tramita por un procedimiento diferente y puede dar lugar a la adopción de diferentes tipos de medidas, como la inhabilitación para el ejercicio de una determinada profesión o la condena al pago de una indemnización.

El Código Penal regula varios supuestos de responsabilidad penal del perito. El primero de ellos en el artículo 420 “La autoridad o funcionario público que, en provecho propio o de un tercero, recibiere o solicitare, por sí o por persona interpuesta, dádiva, favor o retribución de cualquier clase o aceptare ofrecimiento o promesa para realizar un acto propio de su cargo, incurrirá en la pena de prisión de dos a cuatro años, multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por tiempo de cinco a nueve años”, aunque este precepto hace referencia a autoridades y funcionarios públicos, también resulta de aplicación a los peritos en la medida en que están ejerciendo una función pública al intervenir en un proceso judicial.

En los artículos 459 y 460 el Código Penal, al tratar del falso testimonio, también se hace referencia a los peritos. “Las penas de los artículos precedentes se impondrán en su mitad superior a los peritos o intérpretes que faltaren a la verdad maliciosamente en su dictamen o traducción, los cuales serán, además, castigados con la pena de inhabilitación especial para profesión u oficio, empleo o cargo público, por tiempo de seis a doce años”. “Cuando el testigo, perito o intérprete, sin faltar sustancialmente a la verdad, la alterare con reticencias, inexactitudes o silenciando hechos o datos relevantes que le fueran conocidos, será castigado con la pena de multa de seis a doce meses y, en su caso, de suspensión de empleo o cargo público, profesión u oficio, de seis meses a tres años”. Se distingue así entre falso testimonio propio e impropio.

La mayor dificultad para determinar la responsabilidad penal de peritos es comprobar la falsedad de la información que han proporcionado, para lo que suele ser necesario recurrir a otro perito de la misma especialidad.

Además de los anteriores, hay otros casos que pueden dar lugar a la responsabilidad penal del perito judicial o de parte, como el infringir la obligación de emitir dictamen o de acudir a la vista. En este caso se discute si se trata de un delito de desobediencia y denegación de auxilio de los previstos en el artículo 412 del CP, de un delito de desobediencia a la autoridad judicial (artículo 556 CP) o de una falta de desobediencia a la autoridad judicial (artículo 634 CP). No habiendo acuerdo sobre la forma en que debe considerarse esta actitud del perito.

En los artículos 558 y 633 del CP se regulan conductas delictivas que también pueden dar lugar a responsabilidad penal de los peritos. Aquí se contemplan las conductas que supongan una alteración del orden público, causando perturbaciones graves o leves al orden en la audiencia de un Tribunal o Juzgado.

Contenido de un informe pericial

Contenido y forma de un informe pericial. Todo informe pericial debe responder a la aplicación de unas técnicas que tengan relación con el área concreta ....

Informes médicos de un perito médico

Disponer de informes médicos que demuestren lesiones, enfermedades o trastornos de cualquier tipo puede resultar determinante llegado el momento de tener ...

Peritos médicos

Entre los muchos expertos o peritos existentes, los peritos médicos son de los más requeridos. No solo por los tribunales de justicia, sino también como ....

Que hace un perito judicial

Perito judicial, Un perito es un profesional comúnmente conocido como una persona experta en una materia, que puede dar fe de unos hechos acontecidos o .....

Rating 4.3/5(7 valoraciones, para valorar debe estar registrado)