ambulance bed bolt briefcase calendar chain chevron-left chevron-right clock-o commenting-o commenting comments diamond envelope-o envelope facebook feed flask globe group heart-o heart heartbeat hospital-o instagram leaf map-marker medkit phone quote-left quote-right skype star-o star tint trophy twitter user-md user youtube
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

Solicitar información

Peritos judiciales como Peritos médicos

El perito médico está en disposición de observar y analizar el asunto que se le plantea y opinar sobre él en calidad de experto, de manera que su palabra pueda servir de ayuda a los profesionales de la ley a la hora de llevar adelante un proceso judicial. El informe pericial tiene la función de disipar las dudas existentes, aclarar conceptos y buscar errores. O, al menos, dar una segunda opinión fundada que pueda validar o desacreditar a alguna de las partes implicadas en el proceso. El ejercicio del buen peritaje médico es, por lo tanto, imprescindible para la correcta aplicación de la justicia. ¿Diferentes opiniones sobre un tema médico? Pues llamamos al perito.

El perito médico es especialmente necesario para dirimir controversias en casos de ámbito específicamente médico, como pueden ser (y es muy frecuente), los de negligencia médica, en los que el denunciante necesita demostrar que el facultativo incurrió en la misma. Para eso, hace falta que un perito médico independiente analice las circunstancias clínicas y emita un informe pericial al respecto de la buena o mala praxis en cuestión. Comprender esta praxis está más allá del conocimiento de jueces y abogados, pues no solo se trata de un campo ajeno a ellos, sino que, incluso en el caso de no serlo, la profesionalidad médica obliga a un aprendizaje continuo, al reciclado y, por supuesto, a la práctica y la experiencia de campo. Sabemos que el buen perito médico debe ir más allá del mero conocimiento teórico. El buen perito médico tiene experiencia real que le permite captar los pequeños detalles.

Pero el informe pericial no debe ser un simple alarde de conocimiento. Si los profesionales del Derecho han recurrido a nosotros, los peritos, es para aclararles las claves médicas del caso en cuestión, no para ser impresionados sin aportar ningún avance al respecto. El buen perito médico no solo debe ser profesional en su dictamen, sino que debe facilitar a su público la comprensión del mismo. No debemos ser crípticos, sino claros. Pero tampoco podemos dejar que el informe pericial sea un simple sí/no. Debemos incluir la cantidad justa de información y desarrollo, una explicación suficiente para hacer comprender a los profanos cómo se ha llegado a las conclusiones finales. En definitiva, los peritos debemos ser divulgadores y para eso, debemos saber explicarnos para nuestro público, sin excesos ni simplicidad.

En nuestro informe pericial también debemos ser responsables, imparciales e independientes. Los peritos médicos deben mostrarse (y ser) ajenos a las partes y, simplemente, declarar lo que ven y comprenden del caso. Debemos ser, y somos, independientes y conscientes de que nuestra posición es la búsqueda de la verdad, sea la que sea, sin posicionarnos a favor o en contra de ninguna de las partes. Tampoco es adecuado que emitamos juicios de valor. Lo nuestro es la pericia médica y ese es nuestro trabajo.

Los peritos médicos y la especialización 

La medicina es una disciplina amplísima que, para poder cumplir con su objetivo de proteger, conservar y restaurar la salud de las personas, se ha diversificado en multitud de ramas de especialización. Para poder llegar al fondo de un problema de salud, el médico debe dividir y segmentar el organismo, sus dolencias y las herramientas de intervención en sus diferentes partes, y así poder examinar cada una de ellas de manera independiente de las demás, pero siempre considerando su íntima relación con el resto. Es así como surgen las especialidades médicas: traumatología, oncología, ginecología, oftalmología, pediatría… Podríamos enumerar decenas de campos concretos de estudio y aplicación de la medicina, desde los que ponen su foco de atención en la molécula (bioquímica, farmacia…) hasta los más genéricos (medicina general).

Es con esta creciente complejidad doctrinal con la que hemos conseguido mejorar tanto la salud de las personas en el último siglo. Y es lógico pensar que, en lo que respeta al trabajo pericial, lo más adecuado es acudir al especialista más aproximado al dilema médico que se esté tratando. ¿Qué peritos médicos podemos encontrar?

Especialización peritos médicos

- Peritos de medicina general.

La medicina general o de familia es el primer nivel de atención médica. Desde un punto de vista global u holístico, este profesional diagnostica y maneja patologías de tipo común y deriva a los especialistas cuando es necesario. De modo que ejerce de eje articulador de las distintas especialidades. También suele encargarse de las urgencias médicas. Esta generalidad es el ámbito profesional que debería tratar este perito.

- Peritos de cirugía general.

Este perito está capacitado para emitir informes periciales sobre las operaciones del aparato digestivo y sus sistemas, órganos y glándulas, así como la reparación de hernias abdominales.

- Peritos de medicina intensiva.

Aunque en otros países la medicina intensiva la pueden ejercer otros médicos, como los anestesiólogos, cardiólogos o cirujanos, en España constituye una especialidad propia con su propio desarrollo académico y su formación específica. Los peritos intensivistas son expertos en esta especialidad, que se encarga de los pacientes críticos que necesitan cuidados intensivos.

- Peritos de neurocirugía.

Esta disciplina estudia las enfermedades del sistema nervioso que son susceptibles de una intervención quirúrgica.

- Peritos de pediatría.

La pediatría es la rama de la medicina que se encarga de la correcta salud de los menores de 14 años, desde el mismo momento del parto. Este perito, por lo tanto, investiga la praxis médica relacionada con el diagnóstico y tratamiento de las dolencias de los niños.

- Peritos de oftalmologia.

Las enfermedades del ojo y su tratamiento son el campo de actuación de estos facultativos.

- Peritos de cardiología.

Son doctores especializados en las dolencias del corazón y el aparato circulatorio, desde el punto de vista no quirúrgico.

- Peritos en oncologia.

La oncología es la disciplina médica encargada del estudio de los tumores benignos y malignos. El perito oncólogo, por lo tanto, está capacitado para dictaminar la conveniencia, o no, del diagnóstico y tratamiento del cáncer de un paciente determinado.

- Peritos de traumatología.

Las lesiones del aparato locomotor son la especialidad de estos doctores, y esto abarca tanto las lesiones traumáticas como las enfermedades congénitas o adquiridas que puedan afectar a dicho aparato. Es decir, a los huesos, ligamentos, tendones y músculos.

- Peritos de toxicología.

El toxicólogo estudia los efectos de las sustancias en el organismo humano, en tanto que puedan afectarle negativamente. Se trata de drogas, medicamentos y, en general, cualquier agente químico, físico o biológico que pueda ser perjudicial. Se atiende a su naturaleza y características, dosis, peligrosidad y mecanismo de acción en el cuerpo.

- Peritos de geriatría.

Con el envejecimiento surgen dolencias específicas o se agravan las que se llevan arrastrando desde la madurez. La geriatría se encarga de las enfermedades propias de la tercera edad.

- Peritos de análisis clínicos.

El diagnóstico médico y el seguimiento de la salud de los pacientes requiere del estudio de muestras biológicas en el laboratorio. El análisis clínico es la disciplina encargada de conseguir información de esas muestras. El perito analista clínico o técnico de laboratorio clínico es el experto de esta actividad y debe ser capaz de determinar si ha habido errores procedimentales en el análisis de un caso determinado.

- Peritos de bioquímica clínica.

En España, esta rama del laboratorio clínico puede corresponder a un médico, pero también a bioquímicos, farmacéuticos, biólogos o químicos. Estudian las propiedades bioquímicas in vitro e in vivo de muestras biológicas. Esa información se incorpora, luego, al estudio y tratamiento de las enfermedades.

- Peritos de microbiología.

En el laboratorio clínico también es necesario, por supuesto, estudiar los microorganismos patógenos. El microbiólogo se encarga de la toma y el tratamiento de muestras, su cultivo y el análisis de microorganismos.

- Peritos de farmacología.

Son los responsables del estudio de los fármacos y de la relación de las sustancias químicas con el diagnóstico, prevención y tratamiento de una enfermedad o con el alivio de sus síntomas. El perito farmacólogo conoce cómo estas sustancias interactúan con el organismo y cuáles son sus propiedades, pero también cuáles son sus contraindicaciones y usos nocivos.

- Peritos de ginecología.

Quienes desempeñan esta especialidad tratan las enfermedades y dolencias del sistema reproductor femenino. El ginecólogo es, en muchos casos, también un experto en obstetricia, la rama que se encarga de la gestación, el parto y el puerperio.

- Peritos en odontología.

Pocas personas se libran, en toda su vida, de pasar por el odontólogo. La odontología es la rama de la medicina que se encarga de diagnosticar, tratar y prevenir las enfermedades dentales. Esto implica tanto a los dientes, las encías y el tejido periodontal como a los maxilares y la articulación de la boca.

- Peritos de cirugía plástica.

El cirujano plástico corrige o mejora anormalidades congénitas, adquiridas, tumorales o de cualquier otra índole que necesiten recuperar su forma y su función. Por lo tanto, va mucho más allá de lo meramente estético.

Valoración del daño corporal La Valoración Médica del Daño Corporal es una disciplina que tiene por objeto determinar con exactitud las consecuencias que un acontecimiento traumático ha originado sobre una persona. Habitualmente se produce una alteración, anatómica o funcional, de la integridad física y/o psíquica, así como unas repercusiones económicas, laborales, familiares, legales, estéticas, morales, etc., que es preciso valorar para el resarcimiento total de las mismas, basándose en el derecho que tiene el lesionado de recibir una adecuada reparación del daño sufrido y sus consecuencias.

Para ello, se hace necesario que un médico, con adecuada formación y experiencia en el tema, tras reconocimiento del lesionado y de cuantas pruebas se le hayan realizado, emita informe detallado de, al menos, los siguientes aspectos

Situación previa del paciente

Lesiones sufridas

Proceso evolutivo a partir del momento del accidente

Situación final (curación total , secuelas)

Tratamientos y necesidades permanentes (adaptación del hogar , cuidados por tercera persona , etc.)

Capacidades y aptitudes perdidas (autonomía, laboral, social, etc.)

Valoración del estado final en todos los apartados anteriormente citados La Valoración Médica del Daño Corporal también es necesaria para determinar la capacidad o aptitud laboral de una persona que presente determinadas patologías, accidentales o no, que le supongan una merma en el desarrollo de las funciones propias del puesto de trabajo. Del estudio de las patologías y las funciones laborales se determinada la presencia de diferentes grados de incapacidad:

Incapacidad temporal

Lesiones permanentes no invalidantes (sólo en accidentes de trabajo)

Invalidez permanente , que puede tener los siguientes grados:

  • Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual
  • Incapacidad permanente total para la profesión habitual
  • Incapacidad permanente absoluta para todo tipo de trabajo
  • Gran Invalidez Por último, las Minusvalías también son objeto de la Valoración Médica del Daño Corporal, para determinar la situación de la persona en un momento dado (menoscabo permanente), aptitudes y capacidades perdidas y conservadas, evolución esperada , etc. Los ámbitos legales en los que se desarrolla esta actividad son: penal, civil, laboral y social.

Dentro del ámbito de la prueba pericial pueden intervenir diferentes profesionales que a través de sus informes se encargan de ilustrar a jueces y magistrados sobre aquellos temas que desconocen y en los que los peritos son expertos.

Los peritos médicos se encargan de llevar a cabo la prueba pericial médica, entendida como todas las actuaciones médicas que están destinadas a asesorar a la Administración de Justicia sobre un asunto de esta naturaleza.

Debido a la propia naturaleza de sus conocimientos, el perito médico puede intervenir en diferentes ámbitos jurídicos.

En el ámbito del Derecho Penal puede participar en supuestos de identificación forense, agresiones, accidentes de tráfico y responsabilidad profesional.

En el Derecho Civil la peritación médica puede versar sobre el nexo de causalidad existente entre el mecanismo de la lesión y el daño causado; también en la valoración de lesiones o indemnizaciones por accidentes si el asunto se ha llevado por el ámbito Civil.

En el campo del Derecho Laboral la intervención de los peritos médicos puede darse a la hora de valorar los daños corporales y secuelas producidos por un accidente laboral, para valorar posibles incapacidades labores y para analizar las repercusiones y evolución de enfermedades profesionales.

En el ámbito del Derecho Administrativo la intervención más habitual de los peritos médicos suele darse en asuntos que están relacionados con la responsabilidad de la Administración por actos de sus trabajadores.

El perito médico hará las valoraciones, análisis y pruebas que estime necesarios para conocer adecuadamente el estado en que se encuentra la persona a la que está examinando, a fin de poder emitir sus conclusiones de forma objetiva.

Las pruebas llevadas a cabo, así como las conclusiones obtenidas a raíz de ellas, se recogen en un informe pericial médico que se presenta por escrito. Usando un lenguaje que sea sencillo de comprender para aquellas personas que no tienen conocimientos específicos en materia de medicina.

El perito debe actuar siempre de forma imparcial y tiene la obligación de comparecer ante la autoridad judicial cuando sea requerido para ello, debe además emitir un informe que sea útil y clarificador, con pleno respeto a las normas legales y a las normas deontológicas propias de su profesión.

El incumplimiento de la normativa legal puede dar lugar a responsabilidad extracontractual en el ámbito del Derecho Civil y a responsabilidad penal en caso de existir obstrucción a la justicia, declaración falsa, alteración de la verdad, ruptura del principio de secreto profesional o emisión de documentos falsos.

Durante su comparecencia judicial los peritos médicos harán una exposición completa de su dictamen y aclararán cualquier punto sobre el mismo, dando respuesta a las preguntas que puedan formular las partes o la autoridad judicial.

Como viene siendo habitual en cualquier tipo de prueba pericial, el juzgador puede valorar el informe pericial médico libremente, siguiendo las reglas de la sana crítica. Lo que implica que en ningún caso el juez está vinculado por lo que el perito médico haya dispuesto en su informe. No obstante, cualquier decisión que tome el juez en la sentencia deberá ser debidamente motivada.

Bien sea para tratar la indemnización que corresponde establecer ante los daños sufridos por un siniestro y en los cuales se llega a juicio por existir disconformidad de la compañía aseguradora, bien sea para valorar los daños concretos sufridos por alguien o bien para analizar las causas de una muerte o muchas variables más, entran dentro del campo de trabajo de los peritos médicos judiciales.

Los peritos médicos judiciales (y en realidad todos los tipos de peritos judiciales) que existen tienen un gran valor para la justicia y para la sociedad en general y es que los mismos deben de ser capaces y son capaces de establecer de una forma completamente neutral las consideraciones a las que se les someta en el campo de su especialidad médica, de su disciplina profesional.

En realidad, cualquier perito médico, de cualquier rama o disciplina, debería realizar su trabajo con completa imparcialidad y de una forma completamente objetiva, pero eso en realidad cuando los peritos son de una parte concreta del proceso no es lamentablemente siempre así, y la realidad es que en muchas ocasiones en un mismo proceso judicial para un mismo caso pero en el que existen dos peritos médicos (uno de cada parte) los informes pueden ser muy diferentes, incluso contradictorios entre sí o incluso resultar concretamente confrontados.

Para evitar esas situaciones existe la figura del perito judicial y para el caso que a este artículo ocupa la figura de los peritos médicos judiciales. Estos, a diferencia de los peritos contratados por cada una de las partes, no responden a intereses de ninguna de las partes, no son sus clientes la parte, sino que son independientes, resultan completamente autónomos y han sido designados por el juez.

Ello hace que la resolución que se dé sea meramente objetiva, sin filtros ni cortapisas, sin matices o intentos de darle otro enfoque pues simplemente se deben a la verdad técnica y objetiva con la que se encuentran delante.

Obvia y evidentemente, un perito judicial médico debe de ser capaz no sólo de dar una respuesta objetiva, sino una respuesta sólida y muy fundamentada técnicamente, y con su alta especialización eso es lo que garantizan este tipo de peritos.

Necesita contratar un perito judicial

Peritos

index.html

Peritos Judiciales, peritos médicos y negligencias médicas, etc.. Es por eso que se recurre a los peritos profesionales, dichos profesionales deben tener ...

Ser perito judicial

peritos-judiciales/perito-judicial-quien-es-a-que-se-dedica-y-para-que-sirve.html

Perito judicial, Un perito es un profesional comúnmente conocido como una persona experta en una materia, que puede dar fe de unos hechos acontecidos o .....

Rating 4.8/5(59 valoraciones, para valorar debe estar registrado)
Peritos judiciales

CONTACTANOS

Email: info@peritos.online

NOSOTROS LE LLAMAMOS

DONDE ESTAMOS

Perito Judicial
c/ Velazquez 27, 1º- izda Madrid, Madrid 28001
Perito judicial en toda España. Madrid ,Barcelona, Valencia, Zaragoza ,Sevilla , Almeria, Las Palmas, Cádiz, etc… Teléfono: (+34) 91.128.99.85